RECORRIDO 3: Por Bengolea desde Castaños

 Como hemos presentado en otro recorrido, el término municipal de Barakaldo se encuentra constreñido por varios cauces fluviales que condicionan su Historia y le dan el merecido nombre de “Mesopotamia”. De los tres ríos que enmarcan el territorio (Nervión, Cadagua y Castaños) ninguno tiene tanta significación como el último que, aun naciendo en el próximo Güeñes, desarrolla todo su recorrido por terrenos de la anteiglesia. Es por ello que nos parece oportuno presentar este río o arroyo con cierto detenimiento.

El río Castaños nace a 750 metros de altitud en la ladera norte del monte Eretza (890 m) en el término municipal de Güeñes. El primer tramo, que discurre hasta el límite con Barakaldo y que hace muga con el municipio de Galdames, es conocido como arroyo o barranco de Aguirza. Allí mismo recibe, por su izquierda, las aguas del arroyo Frades (límite entre Barakaldo y Galdames), cuyo caudal utilizó durante muchos siglos la ferrería de Urdandeguieta. Ha bajado a 100 metros de altitud.

A partir del puente Perillas el río Castaños forma el pantano del Regato (Echevarria o Viejo[1]) continuando su curso hacia el barrio del mismo nombre, ya en el término municipal de Barakaldo, y recibir las aguas del arroyo Oiola, que también está represado[2] en sus inicios. Pasado El Regato las aguas se detienen en otro gran embalse (Gorostiza[3]) a partir del cual, pasando por los barrios de Retuerto, San Bartolomé y Beurko, bordea el municipio barakaldés hasta desembocar en el Nervión, no sin antes recibir las aguas del Granada y Ballonti (siempre por su margen izquierda).

EL BARRIO DE EL REGATO

Ubicado hoy día en las orillas de Castaños una vez que ha recibido las aguas del Oiola. Su nombre no aparece en la fogueración de 1704 aunque sí lo hacen sus próximos Tellitu, Escauriza, Urcullu, Aranguren, Uraga, Gorostiza, Mesperuza y Amézaga. Cabe pensar que el nombre y ubicación nacen de alguno de los múltiples remansos que formarían en el lugar ambos arroyos.

En la fogueración[4] de 1745 viene a sustituir al anterior de Eskauriza. A últimos del siglo XVIII viene a denominar a todo el espacio comprendido entre Urkullu y Retuerto. Con la fiebre minera de finales del siglo acabó por asentarse como un barrio minero-agrícola y apropiarse del común nombre de Regato. Es uno de los pocos barrios mineros (junto con La Arboleda) que no sólo han subsistido sino que se han asentado en nuestros días.

El Barrio conserva en nuestros días algunos restos muy interesantes del poblamiento rural de la zona. El abandono de la minería motivó una acomodación de las actividades económicas que, poco a poco, se han terciarizado convirtiendo el barrio en una zona de ocio y poblamiento de baja intensidad para todo el municipio barakaldés.

Casa-molino de Los Llano

La fotografía nos muestra el edificio antes de ser derruido para el llenado del Pantano de Gorostiza. Vemos, a la derecha, la carretera vieja que llega al Regato y a la izquierda el cauce del río Castaños.

En 1790 se describe como Fandería y molino de cuatro ruedas con sus respectivas anteparas, presas, calces, casa, tejabanas y demás que se hallan juntos. La fandería con sus ruedas mayores, sus usos, gurpiles y linternas con sus respectivos piñones… mas la carbonera y casa principal y con la correspondiente presa.

EL BARRIO DE ARANGUREN

Barrio ubicado entre El Regato y Gorostiza. Lo componían media docena de casas, además de la torre, el molino, la ferrería y la ermita de la Concepción. Sus primeros dueños fueron uno de los linajes más importantes de Barakaldo, propietarios de múltiples bienes a los que añadieron los procedentes del linaje de los Zubileta (a fines del siglo XV) por la esposa de Lope Ibáñez de Aranguren. En 1622 casi todos los bienes estaban asignados al Mayorazgo fundado por Hernando de Aranguren y Francisca de Bárcena.

Con la construcción del pantano desapareció totalmente. La actual cota máxima del pantano llega hasta los pies de la casa de los Barañano, sobre cuyos cimientos se construyó el chalet de A.H.V. (frente al Colegio Cooperativa de El Regato)

EL BARRIO DE URAGA

Barrio disperso entre El Regato y Aranguren. Mantuvo algunas de sus casas por estar relativamente elevado de la cota máxima del pantano. Junto a él pasó el ferrocarril de la Luchana Mining (la imagen muestra un muro de contención). Levantada la vía y ocupado el viejo camino al Regato por el pantano se aprovechó su trazado para levantar la actual carretera. El caserío adjunto al muro es digno de verse por dentro, especialmente la estructura de su cubierta.

El pantano Viejo

Se comenzó en 1944 y concluyó tres años después. Tiene una capacidad de millón y medio de metros cúbicos. Perteneció a Altos Hornos.

EL BARRIO DE GOROSTIZA

Barrio situado entre los de Retuerto y Aranguren (desaparecido, como ya hemos indicado). Lo más original está ubicado en las márgenes del río Castaños que tras superar el embalsamiento del pantano discurre libremente hasta las inmediaciones de las instalaciones deportivas donde ha sido canalizado.

Próximo a la presa del pantano y en el borde de la carretera se mantiene en pie el Caserío Monto, vestigio de la arquitectura rural del municipio y acogedor de útiles agrarios de épocas ya perdidas.

En el núcleo rural aun se conserva, en muy precario estado de conservación, la Casa Solar del linaje de Castaños con un hermoso escudo heráldico. Entre los personajes de este linaje destaquemos a Don Juan Castaños Beisagasti (Almirante de la Escuadra Naval Española en 1655) y a Don Francisco Javier Castaños Iragorri (Capitán General del Ejército Español y triunfador en la Batalla de Bailén en 1808).

El caserío es un edificio exento del siglo XVIII. Planta cuadrangular ligeramente profundo, cubierto con tejado a cuatro aguas. La fábrica es de mampostería, empleándose sillares de recerco en vanos y esquinazos. El escudo corresponde a las familias Recalde, Olalde, Gamboa y Balda.

EL BARRIO DE MESPERUZA

Citado por García de Salazar en las “Bienandanzas”. Allí indica que fue poblado por gentes llegadas de Escocia. Hoy se piensa que, posiblemente, sería una población mozárabe. Lo conforman tres o cuatro caseríos separados de Gorostiza por la antigua vía de la Luchana-Mining.

Un personaje importante fue Martín de Mesperuça cuyo testamento emitido el 11 de octubre de 1640 adjuntamos tanto por la diversa toponimia que inserta como para deducir los bienes que poseía.

En la introducción testamentaria se incluye esta fórmula (aparece en otros testamentos) que es muy paradigmática de la mentalidad de la época: …estando enfermo en la cama de la enfermedad que Dios nuestro señor a sido servido de me dar…”.

  • ”Lo primero encomiendo mi anima a dios nuestro señor que la crío y redimio con su preciosa sangre y llebar? a la tierra de que fue formado”
  • …mi cuerpo sepultado en el Combento de nuestra señora de la merced de burceña en la sepultura de nuestra casa de mesperuga […] mando se me aga el ¿? nobenario anual y ¿? de dos años según y como acostumbra a persona de mi calidad
  • …aparto a las ordenes forgosas y redencion de cautibos con un real de plata…”
  • …..mando se me digan en la hermita de sr San bartolome […] quatro misas regadas y se pague su limosna lo acostumbrado de mis vienes”
  • …mando se me digan por mi alma en la hermita de sra santa lucia otras quatro regadas y se pague lo acostumbrado”
  • “así bien mando se me digan por mi alma en la hermita de sra Santa
    Agueda otras quatro misas regadas y se pague de mis vienes su limosna”
  • …debo a Juan de baxo de Retuerto ciento y cinquenta reales que son trece ducados y siete reales de resto del pregio de una mula que me bendio mando paguen de mis bienes”
  • …..declaro que si bien debo a Pedro de mesperuga […] catorce ducados que hacen ciento y cinquenta y quatro reales de resto de una mula que me bendio mando se paguen de mis vienes”
  • ”…digo declaro que me debe domingo del alisal vegíno de San Salvador del baile de somorrostro treinta y dos ducados de resto de treinta y ocho ducados en que le ube vendido una mula…”
  • “…digo y declaro que asimismo me debe Pascoal de garay vegino de sopuerta veinte y seis ducados y medio de resto del valor de una mula que le bendi…”
  • “…digo y declaro que debo a Antonio de Aranguren […] cinquenta reales que me ubo dado para brageras de carbones y tengo echo leña y picada para hacer dhos carbon…”
  • “…digo que me debe Maria saenz muger de Miguel de Rotaeche […] treinta y siete reales por la balor de trigo que le ube dado antes que se casase con el dho miguel…”
  • “…mando se me digan en el dho Combento de burceña por mi anima [..] el dia de san Joan de junio de cada un año una misa cantada con diacono y su ¿boticiano? y se pague la limosna ginco reales y asimismo otra misa cantada dia de san Anton abad y otra el dia de nuestra sra. de Margo por las quales dhas dos misas cantadas se pague de limosna a tres reales […] y luego que yo falleciese se pongan en la ¿tabla? de las misas perpetuas del dho combento. Y para la paga de los dhos once reales en cada un año perpetuamente mando se pongan a censo en parte segura a satisfaczion mis testamentarios y de los padres del dho conbento veinte ducados de lo que ubiere de lo mexor parado de mis vienes y guando se redimiesen en qualquier tpo se buelban a poseer en parte segura por mis herederos y subcesores para que este perpetuamente consignados para la dha paga…”
  • “…digo y declaro que yo tengo un hijo legítimo de hedad de tres años que ba a quatro abido en Mathea de Escauriga mi legitima muger a la qual le mando los bestidos del adorno de mi persona para que se adornen con ellos”
  • “…digo y declaro que por muerte del dho Joan de goicoechea y mesperuga mi padre el qual muno abintestato nos toca y pertenege la otava parte del cassa de mesperuga como a uno de quatro hijos que dexo con la carga y deuda que tiene así de censos como de las funerarias del dho mi padre y otras cosas y pesos que biene a ser muy poca cosa lo que puede quedar despees de pagados. Por ebitar discordias dexo y nombro por herededera de lo que así me toca en la dha casa y sus pertenegidos con las dha cargas a Maria Yñiguez de Urcullu viuda mi madre a quien se lo mando con que me aya de cumplir y ¿onrrar? en el dho Combento…”
  • …digo y declaro que tengo en mi casa coatro cavalgaduras digo que son tres mulas que traygo en traxineria la una de quatro a cinco años y las otras dos de ocho a nuebe años las quales mando se bendan lo mexor que se pueda y la parte de lo queasi me tocare de todos los dhos vienes muebles que an de ser partidos a medias con la dha mi muger mando se pongan luego a çenso por mis albaceas para que de sus rentas se alimente y adorne el dho mi hijo al que dexo por mi heredero unibersal con que el dho principal no se le aya de dar ni de hasta que llegue en hedad de veinte y dos años cumplidos y entonces pueda disponer de ello a su boluntad […] para lo qual así cumplir dexo y nombro por tutor y curador y albacea testamentario a Joan de mesperuga mi hermano…”
  • …digo […] que si dios nuestro señor fuere servido de llevar […] al dho bernabe mi hijo ain, que llegue a hedad de poder testar mando que […] le den y paguen a la dha Mathea de Escauriga mi legitima muger por el amor que la tengo veinte ducados y lo domas aya de ser y sea para la dha Maria Yñiguez de Urcullu mi madre para el heredero que ella nombrare. Y es declaragion que la manda que hago a la dha mi madre de la parte que me toca de la casa y casseria de mesperuga con las dhas cargas sea y se entienda apartando como aparto al dho mi hijo y mis hermanos con un árbol con tierra y rayz el que estubiere mas lexos della conforme al fuero del señorio…”

El ferrocarril de la Luchana Mining

En 1871 se constituye The Luchana Mining Company, de la que forman parte propietarios de minas próximas a El Regato. Un año después se otorga la concesión para la construcción del ferro­carril y en ese mismo año se inaugura el primer tramo desde Lutxana hasta El Regato. Posteriormente la compañía concesionaria adquirió las minas situa­das en los montes del Cuadro (Minas de Pickuy, La Lejana, Las Manuelas) y se prolongó la vía hasta ese lugar, terminándose en 1887 con los 12 kms. de recorrido total.

En 1889 The Luchana Mining construye los prime­ros hornos de calcinación de carbonatos iniciando a gran escala la producción de calcinados. En esta época se crean los poblados mineros de Arnábal, La Górriga y Las Barrietas, hoy desaparecidos, aunque pueden apreciarse algunos restos en la zona de La Górriga.

En 1928, A.H.V. compra la compañía ya defici­taria y cede la explotación a Retolaza que va a combinar la extracción de carbonatos y de calizas hasta la guerra civil. En los años 40, debido a su baja rentabilidad, se abandona y desmantela definitivamente la línea.

El ferrocarril partía de la Torre de Lutxana y tras cruzar el barrio de ese nombre y Bituritxa entraba por Amézaga-Retuerto en el valle de El Regato, tras haber atravesado la zona de Ansio, en la que tenía algunas instalaciones de reparación.

Desde Retuerto, la caja del ferrocarril es per­fectamente reconocible así como los viaductos de Bengolea y Mesperuza. Después está parcialmente aprovechado por la carretera que hubo de construirse en 1944 al quedar inundada la antigua a causa del embalse de Sefanitro. Cerca de la estación de El Regato, cuyo edificio ha desaparecido, exis­ten restos de puertos-cargaderos.

La prolongación de la línea hasta los montes del Cuadro presentó bastantes dificultades, puesto que había de salvar una distancia de 3.100 m. con una diferencia de nivel de 251 m. Esto obligó a establecer un plano inclinado entre la estación de El Regato y la mina Juliana con dos secciones di­ferenciadas que suman un total de 892 m. Parte del plano está ocupado en la actualidad por la ca­rretera que da acceso al pantano de Oiola, tramo junto al que se encuentran dos cargaderos de cali­za. Desde la cabeza del plano superior (bastante bien conservado) en Arnábal, partía el segundo tramo del ferrocarril que con una distancia de 2.745 metros llegaba hasta las minas Manuelas y Pickuy en término de Ortuella. En esta zona se en­cuentran restos de planos, lavaderos, un horno de calcinación de sección cuadrada y balsas de decantación.

El molino de Bengolea

La presa del molino debía estar ubicada en las actuales instalaciones del IMD. El edificio del molino un poco más abajo, posiblemente en el cruce de la actual carretera que sube hacia el monte Mendibil.

En la documentación aparece como molino de la Herrería de Abajo, junto a la torre del mismo nombre. Todo ello en lugar montañoso y despoblado. La ferrería aneja utilizaba el carbón que producían los montes de Pasaje, Uraga, Uscorta, Cuquecheta y la Maza.  Perteneció a los Herrerías y a los Yraúregui a partes iguales. Posteriormente al Mayorazgo de los Aperribay. En 1745 la Ferrería, totalmente restaurada en los inicios del siglo, estaba ya desaparecida. La última noticia de su existencia se da en el año 1729.

EL BARRIO DE RETUERTO

Espacio ubicado en el camino Real de Bilbao a Santander y en la confluencia del camino carretil que se dirige, siguiendo el cauce del río Castaños, hacia el Regato. Solar muy antiguo de Barakaldo, si tenemos en cuenta que don Galindo de Retuerto aparece como fundador de la Iglesia de San Vicente (citada ya en 1322 en la carta-puebla de Portugalete). Su influjo quedaría disminuido cuando los Ayala se adueñaron de casi toda la zona.

De su pasado rural apenas quedan algunos caseríos que resistieron el empuje de la industrialización y que, en nuestros días, se ven muy condicionados por las nuevas viviendas. Enmarcando el propio cruce hacia El Regato se conservan sendos puentes de los ferrocarriles mineros de Orconera y Luchana Mining.

La Iglesia del Sagrado Corazón, ubicada en el cruce que enlaza la vía Bilbao-Santander con el centro de Barakaldo (a través de Ansio), fue construida a expensas del industrial José Mª Garay Sesumaga, sustituyendo a la anterior ermita de San Ignacio de Loyola. La primera piedra se puso el 21 de junio de 1942 y su inauguración el 14 de diciembre de 1947. Fue proyecto del arquitecto J.L. Gorostiza. Planta basilical, con una única nave con bóveda de medio cañón y capillas laterales. El ábside es pentagonal y los detalles ornamentales son de corte clasicista. La fachada, porticada, tiene balaustre y espadaña.

EL BARRIO DE SAN BARTOLOMÉ

Barrio existente en las laderas que desde San Vicente bajan hasta el río Castaños. Hoy día está ocupado por el cementerio, las nuevas torres-viviendas y el Megapark. Todo un barrio agrícola que desapareció progresivamente en la segunda mitad del siglo XX.

Además de los varios caseríos, existía una ermita dedicada a San Bartolomé. Estaba situada junto al camino que conducía desde San Vicente hasta Zuazo. Aparece ya citada en 1669 en el testamento de Domingo Barroeta. El deterioro fue progresivo y ya a mediados del siglo XIX estaba prácticamente en ruina. El Ayuntamiento intentó en 1843 vender lo que quedaba en pie pero nadie estuvo dispuesto a abonar los 1490 reales en que se tasó. Las actas municipales de finales del siglo XIX (tras la Guerra Carlista) hacen abundantes referencias al estado ruinoso de la misma. Fue derribada completamente en el año 1900.

 

EL BARRIO DE BEURKO

Separado de San Bartolomé por el camino que unía Barakaldo con Trápaga y en la margen izquierda del Castaños-Galindo. Es citado con frecuencia tanto en la documentación antigua (la barca de Beurko) como en tiempo preindustriales (puertos de Beurko, Causo y Galindo). Configuró hasta mediados del siglo XX un núcleo típicamente rural roto por el transcurrir del ferrocarril de la Compañía Franco-Belga. Gran parte de su espacio lo ocupa el actual parque frente al Instituto.

La llamada “casa-torre” (la original de los Beurko estaría frente a la actual depuradora) no es sino un caserío emplazado junto a la vía de la Franco-Belga y en ruinoso estado de conservación. De planta cuadrangular, consta de planta baja, un piso y sobrecubierta. En la fachada destaca un arco de medio punto con dovelas de ancha rosca. El caserío es en su mayor parte neoclásico aunque conserva el citado arco renacentista (siglo XVI) que seguramente perteneció a una construcción anterior.

Mantiene uno de los conjuntos más interesantes de “vivienda obrera” del municipio: La Familiar. Se construyó el grupo entre 1923 y 1925 por iniciativa de 80 socios en su mayoría obreros de Altos Hornos. Los arquitectos fueron Manuel Camarón y Santos Zunzunegui. Las 78 casas forman siete hileras de casas adosadas perpendiculares a la antigua vía de la Franco-Belga.

Desembocadura en el Nervión: EL DESIERTO

La zona es conocida con el nombre de la “Punta” (incluido el puente) aunque, jurídicamente, haya pertenecido siempre a Sestao. Teniendo en cuenta su situación fue, seguramente, el primer núcleo urbano de cierta importancia de toda la vega barakaldesa.

En la ribera de Sestao existía una ermita dedicada a San Nicolás de Bari y, próximo a ella, un fondeadero. Este lugar fue elegido, en 1718, por los agustinos para fundar en él un Convento-Desierto. Fue comprado el terreno, tras algunas negociaciones, por la cantidad de 2.000 ducados, a razón de 60 al año, a más de los 74.296 reales y 6 maravedíes de plata de deuda. Pronto el antiguo nombre de San Nicolás cedió al de Desierto, nombre que aún se conserva en ambas márgenes.

Muchas personas de Bilbao venían a imponerse el escapulario carmelitano y lo hacían hasta Erandio, donde estaba el embarcadero desde donde se cru­zaba la ría para acceder al Desierto. Este embarcadero se convirtió, en el habla simplificada de la gente, en Desierto para la parte de Erandio. ¿A dónde vas?: al Desierto.

Con motivo de la desamortización de Mendizabal desaparece el convento. Con este motivo el Ayuntamiento de Barakaldo dirige el siguiente escrito al jefe político de Vizcaya:

“A V.S. con el debido respeto representan la sorpresa de sus vecinos y asistentes cuando han llegado a oír la traslación de los carme­litas descalzos del convento llamado San José de la Isla a otra provincia, particular­mente en el día que se ven privados de los Mercedarios Calzados de Burceña, pues siendo una de las anteiglesias de mayor población que tiene la provincia, les había quedado el recurso a dichos carmelitas, inmediatos o contiguos a esta dilatada an­teiglesia, en donde un considerable número de personas de este pueblo se mantienen con jornales y otros ejercicios a que se dedi­can en aquel convento por sus propios inte­reses. Otros han hallado en él remedio a sus apuros… Aplicados a su ministerio y al fo­mento de la labranza, alrededor de una mul­titud de pueblos que los estiman, necesitan: y buscan y encuentran en todos sus nego­cios, señor, sería la traslación de dicha co­munidad de una trascendencia perjudicial y de gravedad para estos habitantes y demás, individuos, para verse abandonados los unos ‘ de su subsistencia, y los más que dejarían olvidar las obligaciones de ciudadano que, profesa la Religión Católica y que obvian tantos males…”.

La Desamortización obligó a los Car­melitas a abandonar aquel idílico lugar, que fue tan laureado por todos los que se acercaban a estos parajes. Entre ellos Guillermo Humboldt en 1801: “En el camino de Bilbao a Somorrostro no se puede olvidar el Desierto. Esta pequeña penín­sula, que forma el Ibaizábal, donde se vierte en él un pequeño arroyo de montañas, el Galindo, es uno de los puntos más encantado­res de toda España, pues desde él se divisa, de una vez, el paisaje de Bilbao, el mar con sus montes piramidales y Somorrostro”. Gaspar Melchor de Jovellanos: “16 de agosto de 1791.- Bajada al Desierto. Convento de Carmelitas Descalzos, situado entre dos brazos de la ría de Portugalete; todo bien cercado; con bosque; una bellísima vega…” y Félix María de Samaniego: “En el más sano clima de España, una fértil colina hermosea y domina el mar y la campa­ña…”

En 1801, con motivo de la Zamacolada, y de la ocupación de Bilbao por parte de las tropas de Godoy, la Junta de Sanidad del Puerto pidió al Prior del Desierto sitio en el convento para alojar tripulan­tes de barcos puestos en cuarentena. A pesar de la oposición del prior, la Junta ocupó las casetas, paja­res y tejavanas de la vega. En 1805, se decretó que las ermitas fuesen destinadas a Lazareto.

En 1808 con motivo de la prohibición de los con­ventos por parte de José Bonaparte, los frailes se dispersaron. En 1813 se volvió a reunir la comunidad. Se pudo recuperar casi todo lo que se había pasado a la Administración. En 1816 se reanudó la observancia eremítica. La Junta Supre ma de Sanidad del Reino ordenó la retirada de los lazaretos del Desierto y los instaló en el castillo de Luchana.

¿Cómo se extingue la vida eremítica en San José de la Isla? ¿Qué día lo abandonaron definitivamente los religiosos? El día 18 de septiembre de 1834, y el convento, ocupado por las tropas de la Rei­na (Isabel II), se convirtió en un fuerte inexpugnable durante las Guerras Carlistas.

En 1879 posee la propiedad la Compañía inglesa “Cantabrian”, que la vende con todos sus edificios y hornos a D. Francisco de las Rivas Ubieta, primer Marqués de Mudela, que hace de ella la fábrica de “San Francisco”.

En 1895, en capítulo, los carmelitas vuelven a demandar un Desierto y, esta vez, la comunidad que había habitado en San José de la Isla se ubica en Herrera, cerca de Miranda de Ebro, en un santuario que había sido habitado por Cistercienses. Se compró el lugar y se instaló allí el Desierto.

En la ribera baracaldesa, según la pintura adjunta, observamos la casa-cuartel de la Guardia Civil (junto al puente) y la casa de los Orbegozo, convertida en Oficinas de la fábrica de El Carmen, cuyas instalaciones se ubican entre ambas.

[1] Finalizado en 1897

[2] Finalizado en 1964

[3] Finalizado en 1947

[4] Recuento de la población según las casas o fuegos. Los más interesantes y completos para Barakaldo son los tres realizados en el siglo XVIII (1704, 1745 y 1796). Recogidos por Jaime de KEREXETA en el libro “Las Fogueraciones de Bizkaia del siglo XVIII”. Instituto Labayru, 1992.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *