La Bolera de El Regato

Históricamente, el juego de bolos ha sido uno de los más extendidos en toda Bizkaia. En la documentación antigua es frecuente encontrar referencias a esta práctica deportiva que adquiría curiosas variantes relacionadas con áreas geográficas y culturales. Así, encontramos modalidades populares como el pasabolo, el remonte y el cachete, entre otras. Esta última, el CACHETE, es la más característica de Enkarterri, especialmente en la zona de Ezkerraldea.

El juego de bolos a cachete se practica en un espacio en forma de sector circular, de casi 180 grados de  amplitud, y consiste en lanzar con fuerza una bola de unos 4 kilos para que golpee unos bolos redondos que se sitúan sobre un bloque de madera, que recuerda a las piedras utilizadas en el arrastre de bueyes, para que salgan despedidos sobre el césped y avancen hasta sobrepasar dos líneas curvas de referencia, dispuestas en forma de corona circular.

La noticia que sigue trata de este antiquísimo deporte y de los problemas surgidos en el barrio del Regato, en Barakaldo, cuando los vecinos y vecinas vieron peligrar su pasabolos por la construcción de una casa.

A destacar el papel de las mujeres en la protesta, encabezando manifestaciones y movilizaciones, de la misma manera que las barakaldarras habían actuado en la huelga general de 1905, la primera llevada a cabo por mujeres, en la que, haciendo gala de un enorme coraje dejaron en ridículo y vergüenza al inhumano general Soler, que llegó a ordenar a sus tropas que cargasen contra ellas.

¿QUÉ OCURRE EN EL REGATO?

En el Gobierno civil se nos facilitó anteayer una nota telefónica en la que la Guardia civil participaba al señor gobernador el que varias mujeres, armadas de picos, habían destruido la parte del camino que se acababa de arreglar.

Nosotros ajustándonos a esas noticias hicimos un suelto que ayer publicamos en nuestro periódico, al que titulamos “las bravías”.

UNA VISITA.

Ayer noche recibimos en esta Redacción la visita de una numerosa Comisión de vecinos del pueblo del Regato.

Dicha Comisión había leído las notas publicadas por los diarios locales y estima conveniente hacer manifestaciones para que la verdad quedase en su lugar y no sufra detrimento el buen nombre de los vecinos de aquel pacífico vecindario.

LO QUE OCURRIÓ.

Expuesto el objeto de la visita, los comisionados hicieron detallada historia de lo ocurrido, sin omitir detalle alguno.

La efervescencia que se notaba entre los vecinos tenía su razón de ser.

En el barrio del Regato, término Municipal del Ayuntamiento de Barakaldo, existe, colindante a la carretera, un trozo de campa en el que desde tiempo inmemorial existe un pasabolos, lugar destinado a un juego típico y antiquísimo que se practica en las Encartaciones y muy particularmente en los barrios de Barakaldo.

De tan antiguo existe este lugar de honesto esparcimiento y recreo, que muchos de los que ayer nos visitaron contaban casi un ciento de años y recuerdan desde su niñez la existencia de este pasabolos.

BUSCANDO LOS PIES AL GATO.

Me parece que alguien tiene interés en que ese pasabolos desaparezca.

Hay que tener en cuenta que en el Regato no hay otro sitio para divertirse, y, además, que es tradicional y costumbre el uso de ese juego.

Resulta que D. Román Mezo, un señor a quien las buenas tradiciones deben importarle un bledo y el recreo de sus convecinos un m.to, erigiéndose en potestad, promete abrir camino para una casa que está construyendo en dicho punto, utilizando el pasabolos.

Como tal determinación era injusta, el pueblo protestó ante la Alcaldía, en poder de la que existen varios pliegos llenos de firmas.

NO HAY POLÍTICA.

Y no se nos diga, al tomar la defensa del vecindario del regato, que aquí se dilucida alguna cuestión política; nada de eso.

El pueblo, todo el pueblo del regato, clama contra una arbitrariedad, y nosotros hemos de ayudarles y defenderles, máxime tratándose de una lucha en la que se ventila la existencia o desaparición de aquel barrio de uno de los juegos más característicos de nuestro pueblo.

EL HECHO

Aprobada por el Ayuntamiento la cesión del terreno para paso, haciendo desaparecer el pasabolos, cuando hubieron comenzado la labor y se percató el vecindario del atropello que, a su sentir, se cometía, se personaron, a las siete de la mañana del día 4, en el lugar de que se trata, todas las vecinas del barrio, y dispuestas a mantener firme lo que ellas creían tradicional, comenzaron a separar los escombros que sobre el pasabolos habían arrojado para verificar el paso.

Cuando se hallaban en esta faena llegó la Guardia civil y amenazó a las vecinas promoviéndose el escándalo consiguiente.

Seguidamente de este hecho, el vecindario volvió a reunirse, acordando enviar al alcalde las firmas de todos  los vecinos, cosa que lo hicieron en la mañana de ayer.

LO QUE RESULTA

De todo lo manifestado resulta que las mujeres del Regato no rompieron lo que en la carretera les habían arreglado, como decía el parte de la Guardia civil, puesto que el lugar que nos ocupa no es carretera y dista de ésta unos veinte metros.

Que el Ayuntamiento de Barakaldo, por favorecer a un particular, ha sublevado a un pacífico barrio y está expuesto a un verdadero conflicto con sus administrados.

Que el pasabolos y el lugar donde está enclavado existe en el regato desde tiempo inmemorial, hasta el extremo de que ningún vecino de Barakaldo podrá decir cuándo se colocó en aquel lugar el pasabolos.

LO QUE DEBE HACERSE

El Ayuntamiento de Barakaldo, atendiendo al ruego de los administrados, debe dejarles libre el disfrute de sus típicos juegos, más teniendo en cuenta que este es el deseo de todos sus vecinos.

Suspender las obras hasta que el Ayuntamiento rectifique su línea de conducta, revocando el acuerdo.

En el Regato los ánimos están muy excitados y no sería difícil pasara alguna cosa que en todos es obligación impedir que ocurra.

El Ayuntamiento de Barakaldo mejor que nadie conoce a sus administrados pacíficos cuando no se les hiere; pero cuando se les ataca en la razón, entonces… volvemos a repetir, el Ayuntamiento de Barakaldo mejor que nadie los conoce.”

Diario EUZKADI, julio de 1913.

Por la transcripción.

Goio Bañales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *