De anteiglesia a pueblo industrial

edificio_ilgner

Edificio Ilgner, situado en el barrio de Lasesarre

A mediados del siglo XIX (1857) contaba Barakaldo con 2.569 habitantes repartidos en siete barriadas (Beurco, Burceña, Iraúregui, Landaburu, Regato, Retuerto y San Vicente) y varios núcleos dispersos (Alday, Tellitu, Santa Águeda, Castaños, Zamundi Susunaga, Amézaga, Cariga, Gorostiza, Larrazabal, Llano y Ugarte). Todos ellos unidos entre sí y con el principal camino terrestre que no era otro que el que unía Bilbao y Portugalete.

Entre 1877 (fin de la Tercera Guerra Carlista) y 1885 la población se duplica pasando de 4.360 habitantes a 9.249. La instalación de las primeras grandes fábricas (El Carmen, La Vizcaya y San Francisco de Mudela) y la llegada de inmigrantes serán los responsables de esta transformación. Este aumento poblacional motiva la construcción de vivienda obrera sin ningún tipo de orden y que se guiará por los viejos caminos rurales o la voluntad de los nuevos propietarios de los terrenos (Loizaga, Ibarra, Zubiría, etc…).

La trama urbana anárquica se verá en gran parte mediatizada por una nueva infraestructura: los ferrocarriles, especialmente mineros. Cinco vías férreas atravesaron el pueblo: Orconera (1877) que unía Somorrostro con Luchana; Franco-Belga (1880) con el mismo origen aunque terminaba en El Desierto; Bilbao-Portugalete (1884); Luchana-Mining (1887) que unía El Regato con Luchana y, por último el de La Robla (1898) que proveniente de la zona carbonífera leonesa, entrando por Irauregui, finalizaba su recorrido en Luchana.

El crecimiento desorganizado, especialmente en El Desierto, provocó abundantes protestas vecinales sobre todo por la carencia de unas infraestructuras que garantizasen unas condiciones mínimas de habitabilidad. Poco mejoraron las cosas y, en este período previo a 1889, únicamente se arreglaron o abrieron algunos caminos entre los diferentes barrios (la mayoría para facilitar la conexión con San Vicente donde estaba la Casa Consistorial y la Parroquia) y se inicio en la zona de La Vega una red de alcantarillado.

Mitxel Olabuenaga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *