Castaños: una barriada a orillas del Agirza

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

La minúscula barriada de Castaños, sita a orillas a orillas del arroyo Agirza o Castaños, está situada a 600 m. por pista –y 400 m. en línea recta- del límite administrativo de Barakaldo. Enclavada a 280 m. de altura, en el fondo de un barranco flanqueado por las estribaciones de los Montes de Triano, y en concreto por el Gasteran (801 m.) y Aldapi o Tellitu (716 m.) al O., más el Eretza (871 m.) y sus satélites al S. En estas alturas: “Varios rebaños de ovejas apacientan tranquilamente, semiocultos por el alto yerbal. Pastan también buen número de caballos montaraces que levantan la cabeza a nuestro paso y nos miran, cara a cara, altaneros y despectivos”. Jurisdiccionalmente Castaños pertenece a los concejos de Galdames y de Güeñes, sobre cuyo límite y a ambas orillas del Agirza se asienta, y a sus respectivas cuadrillas de San Pedro y de La Quadra. Aislada topográficamente de ambos pueblos por los citados montes, está abierta sin embargo a la cuenca del Castaños y al barrio baracaldés de El Regato, situado a 3 km. de distancia, con el que le une el camino que desciende a la izquierda del río, y a sus barriadas. Vinculación geográfica, reforzada por factores socioculturales, que alcanza desde el Antiguo Régimen hasta nuestros días. Tanto es así, que el fallido proyecto de arreglo parroquial de la diócesis de 1864 incluye “las casas llamadas de Castaños” en el ámbito de la aneja de San Roque de El Regato. Pero, desde hace unas tres décadas, la vía principal de acceso es la carretera que accede a la barriada desde Saratxo y Bacuna, a través de Cotarros. Su apertura y mantenimiento fue costeada por los ayuntamientos de Güeñes y de Galdames. A unos 200 m. del núcleo de Saratxo, esta pista atraviesa la grieta de Kuabru, horadada por las explotaciones mineras, cuyo abismo salva un estrecho puente. Ambos viales de acceso a Castaños salvan el río Agirza mediante puentes de madera. Esta minúscula barriada estaba integrada en 1799 por tres casas pertenecientes a J. Ventura Llano, M. Ugarte y M. Garay, vecinos de Galdames. En 1860 también eran tres los edificios pertenecientes a Galdames: uno de ellos deshabitado, de planta única, más otros dos de doble planta; y, además, otra casa de labranza ubicada en término de Güeñes, de dos pisos. Castaños constaba, en 1887, de tres casas de dos plantas, 21 habitantes de hecho y 15 de derecho; las mismas que actualmente. Se trata de las casas denominadas de Arriba –con escudo- y de Abajo, más la Nueva –en ruinas-, con pajar y cuadra, y la txabola de Agirza; a las que hay que sumar la casa frente a El Molinillo, con calero anexo, del municipio de Güeñes. Debido a su aislamiento, Castaños ha carecido hasta finales de 1996 de alumbrado eléctrico, salvo el producido por una pequeña turbina en el río Agirza, y de teléfono. Castaños y su entorno se vinculan indisolublemente a la actividad ferrona y carbonera. Además de las precitadas haizeolas, en sus inmediaciones se han catalogado varias ferrerías mazuqueras o de aire, pero sobre todo las hidráulicas de Urdandegieta, Las Mazuqueras, El Molinillo o Castaños, La Vena, La Presa y Agirza. Los extensos bortales (madroñales) de las inmediaciones se utilizaron para abastecer de carbón a las ferrerías precitadas, así como al calero local y de leña al fuego de los hogares. También fue importante la presencia de ganado en los montes inmediatos de Grumeran y el Cepal, especialmente caballar. Además de bortos, hubo castaños, robles y árboles frutales. Asimismo, en el arroyo Agirza se pescaban bermejuelas, y cangrejos en los que vierten sus aguas a éste, cerca de El Regato. Durante el periodo finisecular del XIX, la población oriunda de Castaños –Llano y Ugarte- es reemplazada por inquilinos -Lasa y Olabe- procedentes de Arrasate y Eskoriatza, en las casas de Abajo, de Arriba y del Molinillo, cuyos criados también fueron “vascongados”. Aguas abajo de Castaños, y en el límite con Barakaldo, existió la mina Polveros y su casa, cuyas actividades extractivas obligaron a construir un túnel por el que discurre el río, en el barranco de Las Mazuqueras, para evitar la contaminación del Pantano Viejo. Hasta 1955 la ocupación preferente de los nuevos habitantes de dos de las casas será un intensivo carboneo, en lugares del entorno como Las Peñas, Las Campas Bajeras, La Solana y otros; primero orientado hacia las baterías de Altos Hornos, después al consumo doméstico de la zona minerofabril; y durante el periodo de autarquía económica de postguerra a los gasógenos de los automóviles y a CAMPSA. Las hoyas, cada una de las cuales reduce a carbón entre 400 y 1.000 kg. de madera, irán acabando con el denso bortal, que paulatinamente deja paso a plantaciones de pino insignis; iniciadas en las zonas de Agirza-Eretza y de SaratxoCastaños a partir de 1928, con destino a la planta de la Papelera Española de Aranguren [Zalla]. Los vecinos complementaban su precaria economía doméstica mediante la venta de castañas y pequeños rebaños de ovejas. Más adelante, la mayoría de los jóvenes del entorno se dedicaron a la tala de pinos. Hoy la casa de Güeñes cuenta con una explotación ganadera, en edificio propio. El actual paisaje vegetal de la zona de Las Mazuqueras y Cotarros, al SE de Castaños hasta Saratxo y el límite con Barakaldo, de relieve montañoso, conserva especies forestales autóctonas –madroño, roble, aliso- aunque en parte está repoblada por pinares. En la de Agirza-Eretza, al SO, hay algunos restos de bortal, pese a la intensa repoblación de pinos, más valores paisajísticos como las cascadas y pozos del arroyo Agirza. Al NO, el Alto de Galdames es de topografía abrupta, con repoblaciones de pino en sus laderas, vestigios de frondosas y cumbres cubiertas pastizales. La zona de Carrascal- Orkon–Frados, al NE, está repoblada de pino insignis. En cuanto al entorno de Castaños y Polveros, las riberas del río Agirza están flanqueadas de alisos, y las proximidades de los caseríos están cubiertas de prados, en torno a los cuales existen pequeñas manchas de robledal y de encinar. La ladera N. de Castaños está cubierta por especies de repoblación –pino y eucalipto-, si bien hay vestigios de bortal en el sector de Polveros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *